Blog - El Despido Objetivo

Preguntas y respuestas más frecuentes acerca de esta modalidad de despido, que incluye el despido por causas económicas.

  • El expediente de regulación de empleo (ERE)

    Mi empresa va a incluirme en un ERE temporal. ¿Qué supone esto?

    Un tipo especial de ERE es la suspensión del contrato de trabajo: según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, más de la mitad de los ERE son de este tipo.

    Esto sucede cuando las mismas causas que pueden dar lugar a un ERE hacen necesaria una reducción en el número de horas de trabajo de manera temporal. Este expediente es impulsado por el empresario, el período de consultas se reduce a la mitad (quince días naturales como mínimo), debe acreditar su decisión y, en el caso de que sea aprobado por la autoridad laboral no dará lugar a ningún tipo de cantidad indemnizatoria ya que no se pierde el trabajo, sino que se produce una pérdida de retribución de carácter temporal que será compensada a través del sistema de prestación por desempleo. Ese período, que se considera asimilado al alta, seguirá computando para la futura pensión y las otras prestaciones de la Seguridad Social, y seguirá cotizando por la misma base que antes.

     

    ¿Qué pasa si mi empresa ha planteado un procedimiento concursal?

    Si una empresa plantea un procedimiento concursal, deberá realizar unos trámites similares al ERE (solicitar el proceso, justificarlo, etc.), pero en vez de la autoridad laboral, es el juez de lo mercantil quien tiene competencia para decidir en estos casos.

    Cuando una empresa entra en fase de concurso suelen nombrarse lo que se denominan administradores concursales, es a ellos a quienes compete la negociación del ERE: un ERE concursal puede iniciarse a instancias de la administración concursal, el deudor (la empresa) o los representantes legales de los trabajadores.

    El ERE concursal sigue los mismos trámites que un ERE convencional en lo que respecta a indemnizaciones, informes de justificación y viabilidad, etc.

    Las cuestiones individuales que planteen los trabajadores afectados (sobre indemnizaciones, principalmente), se resolverán por el procedimiento del incidente concursal, presentándolo ante el Juzgado Mercantil que conozca de este procedimiento, y la sentencia que recaiga podrá ser recurrida mediante recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia que corresponda.

    Ahora bien, mientras no se tramite el ERE, los trabajadores formalmente no están despedidos y por tanto no cobran prestación por desempleo, así que tendrán que seguir en su puesto, pero las dificultades de la empresa pueden traducirse en que no lleguen a cobrar sus salarios puntualmente y queden a expensas de lo que negocien los administradores concursales con los representantes de los trabajadores.

    La cobertura de la Seguridad Social sí se mantiene, por ejemplo en caso de baja por enfermedad.

     

    ¿Qué incluye el finiquito?

    La liquidación debe contener los días de salario que haya trabajado en el mes de la fecha de despido, la parte proporcional de las pagas extra, esto es, verano y navidad según corresponda, y además la parte de vacaciones no disfrutadas, ya que aunque nuestra legislación establece que primero hay que disfrutar las vacaciones si no pudiera ser así el empresario debe compensarlas económicamente.

     

    ¿Qué pasa si firmo el finiquito?

    Salvo prueba en contrario, la firma indica aceptación, pero la prueba para desvirtuar el valor del documento firmado corresponderá al trabajador. Por eso, firme el finiquito únicamente cuando esté totalmente seguro que los importes que constan son los que se le deben. En cualquier caso, puede hacer constar “No conforme” junto a su firma además de poner la fecha del día en que se firma (aunque sea la misma que la del encabezamiento de la carta).

    Aceptar el finiquito no implica necesariamente la aceptación del despido:aunque se firme el finiquito, el despido podrá impugnarse. Sin embargo, puede firmar el recibo por lo que le han dado, debiendo corresponder la cantidad entregada con la que consta en el documento. Si se reseñan los conceptos que integran la liquidación, esos quedan ya pagados, pero esto no impide que, si hay otras obligaciones pendientes a favor del trabajador, éste pueda reclamarlas, o que se puedan rectificar los errores de cálculo.

    En cualquier caso, conviene que el trabajador anote las cantidades percibidas si son distintas de las que figuran en el finiquito.

     

    ¿Qué consecuencias tiene un despido nulo?

    Si un trabajador impugna su despido y el tribunal lo considera nulo, deberá ser readmitido: el despido se consideraría como no realizado lo cual supondría reintegrarnos a nuestro anterior puesto de trabajo junto con el abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido (salarios de tramitación). El empresario debe comunicar al trabajador dentro de los diez días siguientes a la notificación de la sentencia la fecha de la reincorporación que debe efectuarse en un plazo no inferior a 3 tres días siguientes a la recepción del escrito.

     

    ¿Cómo reclamar por un despido que considero injusto?

    En primer lugar, si no está conforme con la carta de despido o tiene dudas firme añadiendo la mención “Recibido, no conforme”.

    Si quiere reclamar por el despido, debe acudir ante el Servicio de Conciliación de la Comunidad Autonómico correspondiente, con toda la documentación (contrato, carta de despido, etc.). El plazo es de 20 días hábiles.

    Este plazo se suspende al presentar la reclamación (papeleta por despido) ante el Servicio de Conciliación.

    Este documento es muy importante, porque a la hora de presentar demanda judicial no podremos alegar otros hechos diferentes a los descritos en dicha papeleta. Si no hay acuerdo en el acto de conciliación, o si transcurren más de 15 días sin que se haya celebrado ese acto, es preciso presentar demanda judicial ante el Juzgado de lo Social, y el plazo que estaba suspendido vuelve a reanudarse. El Juzgado califica el despido como procedente, improcedente o nulo.

    En esta fase de la reclamación no necesario contar con la representación de procurador ni abogado, aunque es conveniente ser asesorado por un especialista en la materia, no sólo para el desarrollo del juicio sino también si nos han entregado cantidades económicas y necesitamos conocer su adecuación a la legislación.

     

    ¿Debo declarar la indemnización de despido?

    Lo correspondiente al finiquito debe declararlo en el IRPF, pues forma parte del salario, pero la indemnización por despido está fiscalmente exentas hasta la cuantía legal establecida en la normativa laboral. Recientemente se han modificado las cuantías exentas en las indemnizaciones por despido.

     

    Si la que despide es una empresa de trabajo temporal, ¿quién paga la indemnización?

    La responsabilidad salarial, incluida la indemnización económica por extinción del contrato, y de Seguridad Social, la tiene la empresa de trabajo temporal que realiza el contrato con el trabajador. Sin embargo si la empresa de trabajo temporal no cumple, la empresa usuaria responde subsidiariamente de la obligación de indemnizar.

     

    ¿qué sucede si la empresa es insolvente?

    Si una vez reconocido su derecho a percibir indemnización o salarios de tramitación la empresa es insolvente puede reclamar al FOGASA parte del importe.

    El Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) es un organismo de carácter estatal que interviene si el trabajador no recibe cantidades que le corresponden.

    Las prestaciones del FOGASA abarcan tanto salarios impagados como indemnizaciones.

    1. Salarios: se requiere que el impago sea debido a insolvencia empresarial o concurso, y que dicho salario haya sido reconocido en acto de conciliación o sentencia judicial. El salario reconocido que abonará el FOGASA no puede ser superior al triple del Salario Mínimo Interprofesional incluyendo la parte proporcional de pagas extras, y el número máximo de días computados es de 150 días. En 2011 la cantidad máxima que abonará el FOGASA en concepto de salario es de 74,68 euros diarios. Por tanto, le máximo que se abonará por los 150 días es 11.202 euros.
    2. Indemnizaciones: el FOGASA responde en supuestos de insolvencia empresarial, si son acciones derivadas de despido o extinciones como consecuencia de sentencia o resolución administrativa, la cuantía máxima que abonará el FOGASA es de una anualidad y el salario diario de cálculo no exceder del triple del salario mínimo interprofesional incluida la parte proporcional de pagas extraordinarias. En 2011, la cuantía máxima que el FOGASA pagará en concepto de indemnización es de 74,68 euros diarios, con un tope de 27.258,20 euros (una anualidad).

    En el caso de ERE el límite es de 20 días por año de servicio.

    El FOGASA también responderá sin necesidad de insolvencia empresarial si la empresa cuenta con menos de 25 trabajadores y procede a extinguir contratos del trabajo por causas técnicas, económicas, organizativas o de producción; en ese caso abona el 40% de la indemnización que legalmente corresponda. Por tanto para 2011, la cantidad límite a abonar por el FOGASA asciende a 10.903 euros.

    En los nuevos contratos de carácter indefinidos ordinarios o de fomento celebrados tras el 18/5/2010, y de duración superior a un año,  cuando se extingan por despido colectivo o por causas objetivas o procedimiento concursal, una parte de la indemnización que corresponda al trabajador será abonada directamente por el FOGASA en una cantidad equivalente de 8 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores al año. En estos supuestos no se aplica para el cálculo de la indemnización el límite del triple del SMI.

    Puede calcular su prestación personalizada en una aplicación disponible en la web de FOGASA.

Subir